Bursitis

Bursitis


Salud
¿Alguna vez haz escuchado de la Bursitis de rodilla?

La bursitis es la inflamación de una estructura llamada bolsa serosa, es decir un pequeño saco cerrado que contiene líquido sinovial y sirve para facilitar el deslizamiento de tendones, músculos y piel, cuando la Bursa se inflama, provoca un aumento de la producción de fluido sinovial, aumentando con ello el volumen de la articulación.


Cada rodilla tiene 11 bursas, y si bien cualquiera de ellas puede inflamarse, por lo general la bursitis de la rodilla ocurre sobre la rótula o en el lado interior de la rodilla y debajo de la articulación, la Bursa prerrotuliana o prepatelar (es la más propensa a inflamarse) está situada en la cara anterior de la rótula.


Causas:
-Es comúnmente causada por la tensión repetitiva o prolongada en la bolsa prepatelar. Las P ersonas que pasan largos períodos de tiempo en sus rodillas están en un mayor riesgo de esta condición.
-Bursitis prepatelar también puede ser causada por trauma directo en la parte frontal de la rodilla.
-Puede resultar de la infección, o de condiciones médicas tales como artritis reumatoide y gota.

Los síntomas:
Los síntomas incluyen dolor y un bulto grande e hinchado en el frente de la rótula. Si la bolsa está infectada, la piel de la rodilla puede llegar a ser tierna y cálida al tacto. La persona puede experimentar fiebre y escalofríos.

Cómo detectarlo:

Mediante el ultrasonido de rodilla
-Permite evaluar la gravedad de estado del pacientes
-Evalúa sus posibles consecuencias
-Es posible distinguir una lesión benigna de una maligna

¿Qué pasa si no se trata la bursitis?

Si las bolsas dañadas se someten a ejercicio no habitual o a un esfuerzo excesivo, la inflamación tiende a empeorar. El dolor y la hinchazón persistentes limitan la movilidad, lo que provoca debilidad muscular. Los brotes de bursitis crónica pueden durar varios meses y pueden reaparecer con frecuencia.

Ultrasonidos

publicado: hace 1 mes

Compartir en: